TODO CAMBIA CUANDO MENOS TE LO ESPERAS PARA MEJOR

Es así, cuando más nos enfocamos en querer conseguir algo, parece que el universo no está de nuestra parte y muchas veces nos preguntamos ¿Por qué? Si aún no nos ha llegado eso que a veces deseamos es porque no tiene que ser, así de simple. En el caso de querer encontrar a alguien, tener una pareja. Si no has tenido esa “suerte” que le llaman, pues aprovecha para trabajar más en ti, quedar con amigos y hacer cosas que siempre pospones.

Sal de esa burbuja, ya que de vida solo hay una y tienes que llevarte tantas experiencias y recuerdos como puedas. Hay que disfrutar de la vida. Yo siempre he sido una chica de estudiar e intentar cumplir mis sueños, pero hace algún tiempo que he descubierto que eso no es todo. Los días pasan volando y llega un día en el que te das cuenta de que el tiempo es limitado y no hay nada que puedas hacer para pararlo. Así que si alguien te dice para ir a tomar algo, ir a pasear, hacer cualquier cosa hazlo. La mente te lo va a agradecer.

Hay que salir de esa monotonía que nos envuelve y que estamos tan acostumbrados. Deja de pensar un rato con tus obligaciones y escucha más a tu corazón y decide lo que realmente quieres. Está bien cumplir con tus obligaciones, pero piensa que de vez en cuando es bueno desconectar, cambiar de aires, tener otras perspectivas de la vida y sobre todo echarse unas buenas risas, de esas que te duele la barriga. Deja las preocupaciones a un lado y empieza a disfrutar de ti, de los tuyos y haz locuras. Déjate llevar de vez en cuando por tus emociones y sentimientos. No te conformes con seguir la misma rutina que tienes desde hace algún tiempo.

Son nuevas etapas que tienes que pasar. Yo por ejemplo, hace una semana, me insistieron en salir a tomar algo y aunque no lo tenía muy claro al final les dije que sí. Ya había trabajado todo el día en mis proyectos y me merecía un rato de relax. Estar con los amigos que hacía tiempo que no veía y acabar de disfrutar del verano, ya que el mes de agosto ha pasado volando y ya estamos en septiembre. Y así fue, me arreglé, me puse la ropa que más me gustaba y llegué a casa a las cinco de la mañana.

Al regresar a casa, yo misma pensé que la decisión que había tomado fue una de las mejores de mi vida. Conocí a alguien que me ha aportado cosas que hacía tiempo no me acordaba que existían. El universo te da las cosas cuando menos te lo esperas. Me refiero que yo esta semana tengo vacaciones y aquí estoy tomando decisiones no por otros sino por mi misma. Escuchando a mi corazón y haciendo todas aquellas cosas que me aportan felicidad. Tienes que hacer lo mismo. Todo cambia cuando menos te lo esperas para mejor.

Escrito por guerrerolider.com

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *